11/13/10

Cada cual lleve la carga que le corresponde #Mhñm

La obesidad a causa del abuso de comidas chatarras y a la mala nutrición es el asesino más grande de todos los puertorriqueños. Estos problemas de salud deben ser motivo de preocupación de todos porque están relacionados con nuestra dieta diaria y constituyen factores que inciden en las principales causas de muerte de la población. Queremos prolongar los años de vida, pero con salud y sin arrastrar enfermedades crónicas que impidan disfrutar plenamente nuestra existencia. 
Las enfermedades a causa de la obesidad no solo afectan el bolsillo de quien las sufre, sinó que también cargan el bolsillo de los contribuyentes, incluyendo a los que eligen comer de manera saludable. Este último punto es el que me incomoda y me induce a escribir sobre el tema.

Sin entrar en argumentos normativos y en el bla bla bla… Quiero enseñarles unos datos de categoría suprema.  

En esta gráfica la Honorable Presidenta de la Camara,Jennifer Gonzalez, nos presenta la tendencia de la obesidad en Puerto Rico desde el año 1996 hasta el 2002. Looking good!





En la segunda gráfica les presento como se distribuye la población de Puerto Rico con respecto a su peso para el año 2002 (Aprovecho el espacio para hacerle un llamado al departamento de salud a que actualizen estos datos más a menudo o lo hagan accesibles a los contribuyentes carajo). Como vemos 62% de nosotros somos #trugorditas o #trugorditos (Honor Mention a @afreytes por el glorioso hashtag), de esta partida el 22% está obeso y el resto sobrepeso,  mientras que solo el 38% de los adultos estan en su peso.


¿Como compara esto con otros paises?  Veamos:



Say what?! Aunque España está echando unas libritas, Puerto Rico aún le sobrepasa por un 10%. Luego tenemos a las velludas francesas con un 40% sobrepeso y obesidad, not bad at all.

Les muestro estos datos para enseñarles que nuestra situación no es normal y no va a la par con la realidad que vivimos. Algo anda mal.

Primero que nada, quiero señalar a los primeros culpables: nosotros. Los consumidores o el gobierno son los que dictaminan los productos que quieren consumir, de lo contrario no existiera un mercado para el producto y el negocio pronto dejaría de existir.  Sin embargo, tu eres el dueño de tu cuerpo y tu decides lo que te quieras meter.  

En segundo lugar quiero señalar a los inescrupulosos de primer orden: las cadenas de comida rapida y chatarras. Estas comidas en principio son diseñadas en laboratorios por ingenieros químicos, nutricionistas de cartón y científicos. Invierten millones de dolares en investigacion y desarrollo para crear “las formulas” perfectas para que luego sean bombardeardas a todos nosotros por absolutamente todos los medios de comunicación.

El peligro del abuso de comidas rápidas estriba en acostumbrarnos a la falta de variedad en el consumo diario de alimentos, a ingerir una dieta desequilibrada y a consumir en exceso productos energéticos con la amenaza diaria del sobrepeso, la obesidad y un sin número de enfermedades crónicas.

Lo más triste de todo esto es que las consecuencias del abuso en el consumo de estos productos “basura o chatarra”, se nos hace imperceptible a corto plazo y desconocemos o subestimamos sus efectos, su repercusión en nuestra salud no está en nuestras conciencias.

Por lo tanto, propongo lo siguiente para tratar este problema nacional:

  1. Imponer un arbitrio a la comida rápida y que los recaudos sean dirigidos a tratar enfermedades relacionadas a la obesidad. De esta manera, estamos pagando por nuestro propio cuidado de la salud relacionadas a enfermedades de esta índole.
  2. Promover de carácter urgente una guerra del Estado contra la mala nutrición y el abuso a la comida chatarra. Que se criminalize, se penalize o se trate como una condición médica.
  3. Poner como requisito una clase de nutrición en las escuelas y/o en las universidades para educar a la población al respecto.  
Estas sugerencias lo que persiguen es implementar medidas urgentes que no coarten el derecho que tiene un individuo en hacer con su cuerpo lo que quiera, sinó en crear un sistema justo donde cada cual lleve la carga que le corresponde.  A su vez promover una cultura alimentaria con estilos de vida sanos.  

Fuentes: Departamento de Salud de Puerto Rico, Tendenciaspr.com, Ministerio de Salud de España, alimentacioncomunitaria.org, y google.com 

2 comments:

  1. La idea del arbitrio es genial. Si se le impusiera un arbitrio a las comidas chatarra se sacaría un buen dinero y de paso se ayudaría a la gente para que no siga dañándose las venas y arterias tapándolas con colesterol.

    Te quedaron bien las gráficas.

    Adelante y éxito.

    ReplyDelete
  2. @Prometeo: Gracias por comentar. Me parece que el pueblo debería gravar al punto de venta todo bien cuyo abuso pueda ser detrimnental para algùn individuo. (Cigarrillos, alcohol, comida chatarra y comida rapida). Los primeros dos pagan un impuesto por la importación y no su consumo. Debería gravarse al punto de consumo y no a la empresa, pues si se grava a la empresa estos le pasan este costo a la cadena de distribución lo que resulta en precios más altos.

    El problema que tiene el estado es su falta de recursos para fiscalizar y asegurar que se maximizen los recaudos por concepto de los impuestos a la venta de este tipo de productos, pues estos ahora mismo dependen de la buena fe y la capacidad que tenga la empresa en reportar las ventas que vengan de dichos productos. Es el mismo caso que ocurre con el impuesto de venta del 7%. Las empresas reportan lo que les da la gana y retienen gran parte de estos impuestos ya que el gobierno no tiene los mecanismos o los recursos para fiscalizar las ventas que se hacen con efectivo.

    Me alegro que lo hayas disfrutado. Saludos!

    ReplyDelete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...